Biix

Noticias

Ondas UHF permiten localizar ductos no metálicos con alta precisión

Noviembre 2019.- Originalmente desarrollada por ingenieros de la NASA para su uso en exploración lunar, la tecnología de Ultra Alta Frecuencia –UHF, por su sigla en inglés– tuvo un segundo aire. Y, más que eso, abrió un campo de avance en la industria de distribución de fluidos industriales por redes.

Subsurface Instruments tomó esta herramienta y la adaptó y rediseñó. De esta forma, la empresa estadounidense diseñó y produjo el AML Pro, un equipo que por medio de la emisión de ondas de radio en UHF permite la localización de objetos enterrados y tuberías de todo tipo, incluyendo PVC, polietileno, caucho y no metálicos.

Así, la compañía respondió de forma específica a las necesidades de las industrias de agua, gas natural y operadores de tendidos de cables de su país y, después, de distintos puntos del planeta.

En Chile, Biix Ingeniería posee la representación de Subsurface Instruments.

Cristian Balázs, Gerente de Ingeniería de Biix, destaca el alto interés por conocer AML Pro, que han manifestado firmas locales de distribución de agua potable, de gas natural y gas licuado por red, así como también por empresas contratistas encargadas de la construcción de instalaciones subterráneas. A raíz de ello, la consultora ha realizado varias demostraciones in situ dentro de Chile.

“Actualmente, y con esta tecnología en el mercado chileno, es posible localizar las tuberías no metálicas de manera precisa”, comenta.   

Funcionamiento

Para su funcionamiento, el AML Pro emite una potente onda en radiofrecuencia de 2,45 GHz con el fin de detectar diferencias de densidad, por medio de la transmisión y recepción de señales de UHF.

 “El equipo localiza objetos analizando las diferencias entre la densidad de los materiales. Los objetos o geometrías crean disparidades en la señal que retorna a la unidad. Luego, dichas diferencias son interpretadas por el avanzado circuito interno del AML Pro”, explica Balázs.

Los receptores capturan la señal UHF que regresa al instrumento por medio de antenas ubicadas en sus costados y la convierten de nuevo en corriente eléctrica. “Al momento de colocar la unidad en alineación paralela al borde de un objeto que se ha detectado, se activarán las antenas del receptor, accionando del mismo modo las luces LED de los indicadores de objetivo de derecha e izquierda, el indicador láser, los indicadores digitales en la pantalla y se emitirá una señal acústica”, añade el ingeniero.

El sistema cuenta con 32 niveles de sensibilidad, donde el nivel 32 es el más potente. Sin embargo, la densidad del material va a influir directamente en la profundidad de transmisión de la señal. “Ésta penetrará más profundamente en un material reflectivo, como por ejemplo concreto, arcilla, asfalto o suelo compacto, y menos profundo en arena, tierra granular o el suelo recientemente rellenado, todos los cuales tienden a absorber parte de la fuerza de la señal”, afirma el Gerente de Ingeniería de Biix.

Resistencia y diseño práctico

El AML Pro es un instrumento de ligera y resistente construcción. En cuanto a diseño, su mango ergonómico permite al operador utilizarlo durante largos períodos de tiempo y en todo tipo de condiciones climáticas.

Sus dimensiones son 33 cm de alto, 35,6 cm de largo y 15,2 cm, de ancho, con un peso de 1,13 kg. Su rango típico de operación en términos de temperatura oscila entre los -29°C a 49°C.

Los circuitos electrónicos del equipo se encuentran protegidos por un férreo contenedor plástico, de alto impacto y resistente al agua. Esta cubierta protege sus delicados componentes electrónicos.

El AML Pro obtiene energía desde un sistema de baterías de 9 voltios o por un paquete externo de baterías de litio recargables, que le permiten operar por más de 12 horas de forma continua o por más de 75 horas de uso industrial promedio.

Para revisar el brochure de AML Pro, ingresa desde aquí y para más información sobre las soluciones de SubSurface Instruments disponibles en Biix Ingeniería, haz clic aquí.